Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Reino Unido.- El lunes por la noche, Salman Abedi, un británico de ascendencia libia que se habría radicalizado en Inglaterra y viajado Siria, se hizo estallar en el concierto de la cantante pop Ariana Grande, provocando al menos 22 muertos y 119 de heridos, 64 de los cuales siguen en el hospital.

Una serie de fotos que acaba de divulgar el Daily Mail muestran al terrorista islámico en una postura más relajada, compartiendo el tiempo con amigos en Manchester y visitando Libia, donde nacieron sus padres antes de escapar del régimen de Muammar Khadafi.

Las imágenes tienen más de siete años, cuando el joven de entonces 14 o 15 años era apenas un inocente muchacho de escuela y la idea de asesinar niños y adolescentes en un teatro de Manchester todavía no se había materializado.

Sus compañeros de escuela señalaron que fueron tomadas en Libia, durante un viaje a conocer el país ancestral, y en el sur de Manchester, donde vivía.

Abedi era descrito en ese entonces como “normal” y “tranquilo”, “no era del tipo que se destacaba” y mostraba muy poco interés en la religión, contó un amigo del Daily Mail. “Incluso fumaba cannabis”, agregó.

Foto: web
Foto: web

El joven asistió a la Academia Burnage, una escuela de sólo hombres conocida por recibir a muchos alumnos de la comunidad asiática de Manchester. Como tantos otros de su edad, le gustaba jugar al fútbol y muchas veces asistía a los campos de juego de la secundaria Whalley Range, donde la fundación del popular Manchester United, del que era fanático, ofrecía clases del deporte.

Al joven también le gustaban los juegos de computadora y la PlayStation 4.

“Ninguno de ellos [los amigos que aparecen en las fotos] eran salafistas ni religiosos ni extremistas. La religión no estaba involucrada”, contó otro de sus compañeros de clase.

Pero hace un año todo habría cambiado cuando Abedi empezó a juntarse con “gente que no había visto antes”, relató un vecino.

“Fue un punto de quiebre. De repente empezó a salir con ellos y no sus viejos amigos”, agregó.

Un tercer compañero del secundario también confirmó que Abedi nunca había mostrado interés en la religión.

“Era un chico normal, no uno que se destacara”, agregó.

Pero algunos de sus vecinos advirtieron que su familia sí era muy religiosa. “Tienen unos diez hijos y nunca se veían las niñas”, contó un vecino a la policía mientras registraban una casa que se presuponía era de Abedi.

“Sólo vi a la madre una o dos veces en diez años. Ella siempre se quedaba encerrada en la casa y cuando la veía estaba cubierta con el velo”, contó.

Algunos vecinos reportaron que Abedi había realizado un viaje de tres semanas a Libia antes del ataque y que comenzó a mostrar un “rostro de odio”, mientras que se especula con que haya pasado tiempo en Siria durante el conflicto, donde el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS), que se adjudicó el ataque, tiene su base de operaciones.

También hay reportes de que el atacante viajó de Londres a Manchester en tren el día del ataque, alimentando la hipótesis de que no actuó solo y que habría recibido los explosivos de un cómplice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *