Publicado en Destacado, REGIÓN SUR.

Un intenso incendio que se registró en el Área Natural Protegida de los Pantanos de Centla al este de Frontera, provocado por cazadores furtivos de quelonios, devastó más de 30 hectáreas de cibales, espadañales y hasta manglares y tasistales, lo que obligó la intervención de la Brigada contra Incendios de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Armada de México, y la Unidad de Protección Civil, pero fue hasta la noche que de manera normal se apagó.

El siniestro inicio a las 13:00 horas del domingo, pero como se dio en zonas de difícil acceso tuvieron que esperar que llegara hasta cerca de la carretera Federal Costera Circuito del Golfo para que se pidiera la intervención del personal de la Armada de México, que llegó con una pipa de agua, mientras que el personal de la Conafor se introdujo a los pantanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *